diciembre 24, 2016

HISTORIA DEL KARATEDO

El Karatedo tuvo sus orígenes en las prácticas del budismo, en la India, de donde pasó a China y fijó su residencia en el monasterio de Sho Rin Ji. En este monasterio seguían impartiéndose por Bodhidharma enseñanzas mentales y espirituales tan severas que tuvo que darse a los alumnos una educación física especial para poder resistirlas, lo que aprovechaban para practicar con diversas armas.

Esta calidad de supremacía de los Bonzos de Sho Rin Ji les creó una gran fama, que motivó el celo de los emperadores quienes destruyeron por dos ocasiones el monasterio, dispersando a sus moradores, por lo que algunos llegaron a la isla de Okinawa perteneciente al imperio chino, de esa forma se da origen a la propagación de las artes marciales.

Posteriormente en Okinawa el rey Sho Shin (Shopasin) prohibió el uso de armas , tiempo después Okinawa es dominada por japon quien ratifica la prohibición del uso de toda clase de armas, principalmente la espada y lanza, lo que obligó a los practicantes a buscar el perfeccionamiento sus cuerpos y de algunos instrumentos de labranza para defenderse, dando origen a una técnica de pelea llamada Too-De (To-Te) o también conocida como  Okinawa-De (Okinawa-Te).

Al transcurrir el tiempo, dentro de Okinawa, hubo dos corrientes que florecieron en las ciudades de Naha y Shuri, naciendo las técnicas Naha-De (Naha–Te) y Shuri-De (Shuri-Te), que pasaron a Japón para servir de base a los estilos que ahora conocemos como; Goyuryu del maestro Choyun Miyagi, Shitoryu del maestro Kenwa Mabuni, Shotokanryu del maestro Gichin Funacoshi y Wadoryu del Maestro Hiroki Ohtsuka.